Hay que esperar cuando se está desesperado, y andar cuando se espera.

— Gustave Flaubert