El desdichado no tiene otra medicina que la esperanza.

— William Shakespeare