Los dialécticos y los sofistas, en sus disquisiciones, se revisten de la apariencia de filósofos.

— Aristóteles