No hay nada tan cierto en el mundo como la muerte y los impuestos.

— Benjamin Franklin