Nadie es tan joven que no pueda morir hoy.

— Francesco Petrarca