Cuando mejor es uno, tanto más difícilmente llega a sospechar de la maldad de los otros.

— Marco Tulio Cicerón