No tenemos otro mundo al que podernos mudar.

— Gabriel García Márquez