Muy frágil es la belleza.

— Ovidio